Una iglesia católica llena de cambios, pero en bajo perfil

En medio de un cambio generacional que dio paso a nuevas designaciones de obispos y un giro en el discurso crítico que por años dominó el escenario religioso, la iglesia católica continuó este año 2017 trillando camino para lograr una amplia transformación, inspirada en la visión renovadora del papa Francisco.

Los nuevos tiempos se sintieron con los nombramientos de obispos, relativamente jóvenes, que vinieron a llenar las vacantes dejadas por prelados en edad de retiro, enfermos o fallecidos. Es el caso de los obispos auxiliares seleccionados para integrar la Arquidiócesis de Santo Domingo: monseñor Ramón Benito Ángeles Fernández (68 años), el reverendo Jesús Castro Marte (51 años), y el presbítero Faustino Burgos Brisman (57 años), quienes sustituyen a la tríada conformada por el fenecido monseñor Amancio Escapa, el emérito monseñor Pablo Cedano y monseñor Víctor Masalles Pere (56 años), quien fue designado obispo de Baní.

En este 2017, también fue entronizado como obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago, monseñor Carlos Tomás Morel Diplán (48 años), en un acto solemne celebrado en el multiuso de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

Además, el reverendo Santiago Rodríguez Rodríguez (49 años), fue destinado como nuevo obispo de la diócesis de San Pedro de Macorís, para llenar la vacante dejada por el hoy arzobispo metropolitano de Santo Domingo, Francisco Ozoria Acosta (66 años). Para el próximo sábado 30 de diciembre Rodríguez Rodríguez será entronizado en un acto a celebrarse a las 10:00 a.m., en el Polideportivo de la Universidad Central del Este.

Las innovaciones igualmente trajeron a Ghaleb Moussa Abdallah Bader, como nuevo Nuncio Apostólico de Su Santidad en la República Dominicana, en sustitución de monseñor Jude Thaddeus Okolo, quien ocupada el cargo desde octubre del 2013.

Asimismo, fue seleccionado como titular de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), el obispo de Mao-Montecristi, monseñor Diómedes Espinal (68 años), en sustitución de monseñor Nicanor Peña.

A estos cambios, habrán de sumarse otros que se producirán cuando el Sumo Pontífice nombre los sucesores de los obispos José Dolores Grullón, de San Juan de la Maguana, Fausto Mejía Vallejo, de San Francisco de Macorís y Nicanor Peña, de La Altagracia, renunciantes por cumplir los 75 años de la edad de retiro, conforme lo establecen las prerrogativas del Derecho Canónico.

Publicar un comentario

0 Comentarios