Carta Pastoral reflexiona sobre la impunidad y los feminicidios

SANTO DOMINGO. La Conferencia del Episcopado Dominicano llamó a la sociedad dominicana a “reconocer y enfrentar” la violencia, la pobreza, la corrupción y la desigualdad por considerarles como parte de las “estructuras del pecado” en su carta pastoral del 21 de enero con motivo de la celebración del Día de la Virgen de La Altagracia.

El documento que lleva por nombre “La Eucaristía Fuente de Comunión e Impulso”, hace una exhortación, además, a combatir los feminicidios, flagelo que el último año saldó con la vida de más de 90 mujeres.

Además, la Conferencia del Episcopado Dominicano se pronunció contra la exclusión, la carencia de solidaridad y “todas las demás degradaciones sistemático de la vida o de la dignidad humana”.

“La permanencia de la falta de empleo en tan alto índice, del apego del poder por el poder, del robo al erario nacional a expensas de la nación, de la apropiación inescrupulosa de ahorros ajenos para beneficio propio, de la marginación de nuestra población campesina”, recuerda la Conferencia del Episcopado Dominicano en referencia a los problemas que identificó en su carta pastoral de 2005 y que aún permanecen invariables en la sociedad actual.

La iglesia condenó con igual fuerza la evasión fiscal, los crímenes, robos, tráfico de drogas ilícitas y la creciente violencia. Asimismo identificó como uno de los escollos del momento actual la “reyerta y enfrentamiento en los partidos políticos” y “la impunidad de tantos delincuentes públicos”.

“La parsimonia en la solución de los graves problemas que nos traban y ahogan, demuestra que estamos los dominicanos y dominicanas muy lejos de vivir en comunión y comunidad”, sostuvo la institución de la alta jerarquía eclesiástica local.

Asimismo la iglesia reivindica el carácter social de la eucaristía y su responsabilidad social de ayudar y transformar las comunidades a través de la relación directa con la naturaleza y los demás.

En su mensaje por conmemorarse el Día de la Virgen de La Altagracia, la Conferencia del Episcopado también recuerda la necesidad de fomentar la solidaridad y el sentido de responsabilidad como parte de las tareas cotidianas de cada ciudadano.

La carta pastoral reitera también el principio de la comunión en la eucaristía, como rector de las relaciones sociales, culturales y económicas y lograr las relaciones de paz y justicia.

En su carta pastoral del pasado año 2017, la Conferencia del Episcopado Dominicano rechazó el aborto en cualquier circunstancia, momentos en los que en el Congreso Nacional se discutía la posibilidad del aborto terapéutico en casos de violación, incesto o cuando el feto representase algún peligro para la vida de la madre.

Publicar un comentario

0 Comentarios