Rancho Doña Callita, singular espacio para el turismo en El Seibo

EL CERCADO. Rodeado de plantaciones de cacao, añosos árboles y con instalaciones deportivas y recreativas, Rancho Turístico Doña Callita, es un singular espacio para el esparcimiento turístico en la histórica provincia de El Seibo.

La quietud que regala el lugar va acorde con la vegetación externa e interna, que alegran la vista al visitante.

Es propiedad del senador por Hato Mayor, Rubén Darío Cruz (Rubén Toyota), que siempre los fines de semanas pones especial atención a los visitantes.

Posee cabañas o ranchos en maderas de clavotes en dos niveles y con verdes jardineras con pasillos adoquinados en ladrillos.

El atractivo lugar tiene muy buena acogida y es visitado por turistas nacionales y extranjeros.

Aunque está en territorio de El Seibo, su acceso hay que hacerlo por la provincia de Hato Mayor, por su cercanía, a través de dos carreteras en muy buenas condiciones, con una extensión de 10 kilómetros.

En Rancho Doña Callita, el ecoturismo y turismo sostenible tienen un noble soporte.

Es una oferta turística diferente y modesta, que prolonga la vida a quienes lo visitan.

Las decoraciones ornamentales con grama de parque, palma, flores, catus y las aves exóticas, gansos pequineses, cotorras, así como gallinas da el aspecto señorial y de exuberancia a este rincón, que es como una cuna para el descanso de huésped.

En el complejo turístico hay un espacio a la reproducción de iguanas, que a su vez son un atractivo, que provocan la curiosidad y el entretenimiento al visitante.

Es un complejo turístico singular en El Seibo, que ofrece alojamiento, dos bares, un restaurante, dos piscinas, una discoteca, un zipline y canchas de volibol y baloncesto con gradas.

Varias mesas de billar sirven para alegrar el momento a los amantes de este deporte.

Es un espacio concebido para el esparcimiento y la recreación familiar y de excursiones.

El complejo turístico es un paraíso en medio de una vegetación natural, que permite disfrutar del hermoso paisaje, disfrutar en tranquilidad, la naturaleza.

También en el cauce de un arroyo que bordea la estructura turística, se diseñó una piscina, sin que el agua deje de correr por el afluente.

En los cuatro costado del complejo turístico, se pueden apreciar añosos árboles de ceiba, pino teta, javilla, robles, palma real y plantaciones de cacao orgánico.

Los platos

La comida es típica y extranjera si la pide a la carta. Se brindan jugos naturales de frutas que se producen en la zona.

Aquí usted puede pescar con cimbel el pez que desee comer, de una pecera, que es un atractivo en medio del complejo turístico

Publicar un comentario

0 Comentarios