Tres mujeres escogidas; la agonía del liderazgo tradicional desviado


POR DANIEL MENA.

Las horas finales del martes 10 del mes de marzo del año 2020, en el futuro inmediato, servirán de materiales para el análisis de acontecimientos que fueron acumulándose y ahora, igual que  los leones o fieras salvajes, enseña sus garras, como lecciones a ser aprendidas.

En el día de ayer, en la República Dominicana se cerró el plazo para presentar candidaturas nacionales a los cargos de presidencia, vicepresidencia, senadurías y diputaciones.

Producto de eso, los ojos de la mayoría de la nación estaban puestos en los partidos que faltaban para escoger a sus candidatos y completar boletas electorales de caras a unas elecciones nacionales a ser celebradas el domingo 17 de mayo del 2020, precedida de una abortada elección municipal sin precedentes, cuyos culpables están sin conocerse y probablemente nunca se conozcan.

El título escogido para este artículo resumirá el derrotero tomado por la nación, la que en los últimos 30 años entró en una verdadera etapa de cambios, los cuales a nuestro entender, van a dejar fuera de combates a la mayoría del liderazgo tradicional.

En el artículo: “Tres mujeres escogidas, la agonía del liderazgo tradicional desviado”, intentaré dar mi visión de lo que realmente sucede en nuestro país, especialmente en el liderazgo tradicional.  

Antes del cierre del plazo de ayer, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en lo que se notó como una estrategia disuasiva de una profunda crisis provocada por la suspensión de las elecciones municipales pautadas para el 16 de febrero del 2020, los estrategas de ese partido, anunciaron haber escogido a la Dra.  Margarita Cedeño de Fernández, para repetir en la candidatura vicepresidencial, esta vez acompañando al candidato presidencial de ese partido, el Licenciado Gonzalo Castillo.

Sin dudas la elección de Margarita Cedeño ha desatado verdaderas tormentas de opiniones a nivel nacional e internacional. Más adelante, daré las que creo son las auténticas razones de su elección.

En razón de esa elección, en el día de ayer, el panorama nacional tuvo a bien quedar prácticamente listo para la batalla final del 17 de mayo del 2020.

El candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Licenciado Luis Abinader Corona, quien aparece en las encuestas serias de opinión encabezando la preferencia electoral en la carrera por la presidencia de la República, hizo la escogencia de su candidata a la vicepresidencia, anunciando a la licenciada Raquel Peña, vicerrectora Administrativa Financiera de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

Esa elección antes de ser anunciada, estuvo en casi todos los medios de comunicación y en redes sociales, por lo que finalmente, Abinader lo que hizo fue corroborar lo que se decía.

Del otro lado, el expresidente de la República, Dr. Leonel Fernández Reyna anunció haber escogido a la Licenciada Sergia Elena de Séliman, actual diputada al Parlamento Centroamericano (Parlacen), quien es una alta dirigente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC).

¿Por qué he titulado este trabajo como “Tres mujeres escogidas, la agonía del liderazgo tradicional desviado”?

Voy a empezar por la Dra. Margarita Cedeño de Fernández. La escogencia de ella saca a flote el derrumbe vertiginoso de un partido en el poder que sin dudas, debe irse preparado para abandonar el mismo.

El suscrito, cuando pertenecí al partido de gobierno, había planteado que Margarita Cedeño de Fernández podía ser la persona escogida como candidata presidencial dentro de los organismos y órganos de ese partido.

Sin embargo, en la escogencia interna, su nombre ni tomado en cuenta fue, a pesar de que pudo haber sido una ficha de poder en esos momentos.

No es difícil revisar los acontecimientos en esta era de la información para darnos cuenta de que la denominada cúpula dirigencial del PLD no tuvo hasta el momento en que la anuncian, a Margarita Cedeño en sus planes.

  • ¿Por qué ahora la escogen?

Lamentablemente, a partir del 6 de octubre del año 2019, el PLD dejó de ser el partido hegemónico de la nación, por varias razones que muchos analistas han obviado, algunos de ellos olvidando que los acontecimientos de cualquier país son marcados por dos grandes parámetros: Las personas y las Circunstancias.

Esto lo digo porque independientemente de quien sea o en lo se ha convertido el Dr. Leonel Fernández, los acontecimientos derivados de lo sucedido en el que fue su partido, los hechos posteriores han puesto a su antiguo partido entre la espada y la pared.

Debido a que este análisis no lo puedo extender, resumo diciendo que los resultados de las primarias internas del PLD demostraron quién era el líder de mayor arraigo interno en ese partido. 

Lo resumo con esta premisa que conocen muy bien los analistas no tendenciados de los medios de comunicación: la masificación del PLD fue provocada por personas que se sintieron atraídas en su momento por el liderazgo del entonces redentor Leonel Fernández.

En otras palabras, el líder de las masas peledeístas post juan Bosch, lo es el Dr. Leonel Fernández. Los demás que eran líderes, no han provocado ser seguido, venerado como ha sucedido con Fernández. Eso no implica que el PLD no tengo otros líderes.

Por lo tanto, a Margarita Cedeño, mal vista por muchos que la mandaron a cocinarle a su marido,  la escogieron buscando evitar lo que todo el mundo ve y es el creciente deterioro del partido en el poder.

No entraré en las premisas de otros analistas, cuando valoran a Margarita Cedeño por ser la esposa del entonces líder del PLD.

Para este momento, considero innecesario tratar esa premisa, a pesar de que tendrá un efecto demoledor en el futuro inmediato.

En cuanto a la candidatura del Partido Revolucionario Moderno (PRM), es evidente que el Licenciado Abinader Corona ha producido un impacto de mayor alcance con su candidata que la provocada por la escogencia de Margarita.

La razón es obvia: Es el candidato favorito de caras a las elecciones presidenciales de mayo del 2020.

A juzgar por las parafernalias de los medios masivos, Abinader y su equipo de estrategas supieron mover las fichas.

Inicialmente, el joven David Collado parecía ser la figura que sería escogido como acompañante de Abinader. Luego entró a la escena, José Paliza, Presidente del PRM, otra joven promesa del país, como posible candidato.

Al escoger a la señora  Raquel Peña, una aparente “desconocida”, Abinader muestra un olfato alto en su carrera hacia la presidencia.

Puse desconocida en comillas por comentarios de personas que le atribuyen ese perfil. Sin embargo, ella no es ninguna desconocida. Es una académica de grandes realizaciones. El hecho de lograr ser exitosa al margen del bullicio del público o las trampas de la escena política, no te hace conocido o desconocido.

Finalmente, el Dr. Leonel Fernández anunció a la Licenciada Sergia Elena de Selimán como su compañero de boleta.

  • ¿Tres mujeres para tres coaliciones de partidos? ¿Por qué?

Ahí es donde veo la agonía del liderazgo tradicional dominicano, el cual veo sin nortes. Sin verdadero sendero. 

Aclaro de inmediato que esa agonía no se refleja por el hecho de que se haya escogido a mujeres para esos cargos. La agonía se evidencia en el agotamiento de esos liderazgos. Lucen sin rumbos, sin senderos.

Ser hombre o mujer no le otorga a nadie cualidades especiales. La mujer en el mundo aunque ha sido infravalorada por sociedades montadas y dirigidas mayormente por hombres en todo el planeta, tiene los mismos derechos y las mismas capacidades que los hombres.

Uno de mis mentores espirituales, el padre Emiliano Tardif, en sus prédicas masivas, antes de entrar el siglo XXI, decía que ese sería el siglo de la mujer, aclarando que no se refería a ella como género, sino como portadora de cualidades.

El elemento número uno que veo en el liderazgo tradicional nacional, en todos los grandes partidos, es que se encuentra en estado agonizante.

Lamentablemente, a pesar de que es innegable que hemos avanzado como nación ante el mundo, ese liderazgo le ha faltado a la mayoría, puesto que aún tenemos los mismos temas que formaron partes de las discusiones trascendentales de las primeras elecciones libres de nuestro país en el 1962, cuando el segundo patriota más grande del país, el profesor Juan Bosch, producto de plantear ideas claras de cómo gobernar, fue electo presidente la República, siendo derrocado injustamente por el poder de los Estados Unidos de América.

Desde 1962 a la fecha, ha sucedido de todo en nuestra nación. Hemos tenido gobiernos de esperanzas; líderes sacrificados y a partir del final del siglo XX tuvimos al mando a una nueva generación de políticos, los cuales tenían el compromiso de redimir a las grandes mayorías nacionales.

Desgraciadamente, en el 2020, el panorama que tenemos está dominado por líderes autoritarios; mesiánicos, con agendas ocultas.

El contén para ellos y para todos los que gobernaban antes creyendo ser semidioses o enviados por el espíritu santo, se llama medios alternativos de comunicación y el despertar de unas masas a las que llevaban como ovejas al matadero.

Tres mujeres electas en medio de un liderazgo político nacional que agoniza es el preludio de que en nuestro país, al igual que en otras naciones, los líderes dejarán de ser pastores de ovejas con vendas en sus caras.

O los líderes nuevos ajustan sus acciones a favor del bien común y el bien hacer o sufrirán las consecuencias del despertar de las conciencias humanas.

Los partidos tradicionales y sus líderes están agonizando. No valdrán promesas ni trampas para seguir en el poder.

Como decía mi maestro Juan Bosch, nuestro país, nuestra América merece un mejor destino. Para que ese mejor destino se aproxime, agrego yo, debemos seguir saliendo de líderes que se vendieron como panaceas de sus pueblos, convirtiéndose en sus nuevos verdugos, creando agendas en las que esos mismos pueblos han sido relegados u olvidados.

O gobiernan para el pueblo o el pueblo elegirá las formas de salir de ellos. Estamos cansados de líderes mesiánicos, autoritarios, populistas que han sembrado el mundo de gobiernos con círculos de poderes en los cuales no caben las acciones nobles ni la defensa de los valores y principios universales que han sostenido este planeta hermoso.

Situaciones como las que han generado estos nuevos acontecimientos, donde el liderazgo tradicional se ve obligado a mover fichas nuevas, fueron algunas de las razones que me hicieron tomar la decisión de jamás pertenecer al PLD, ni tomar partida por los que siguen en ese partido, ni por los que hicieron tiendas a partes con el Dr. Leonel Fernández.

Hasta la próxima, si Dios quiere, dominicanos y dominicanas. 

Daniel Mena, exjuez penal dominicano, escritor, coach, networker y abogado.

Publicar un comentario

0 Comentarios