Crisis y clases



Por Narciso Isa Conde

No, no quieren que hablemos de la multi-crisis capitalista, de clases y lucha de clase. Quieren ocultar que la crisis viene acumulándose y profundizándose desde tiempo atrás. Que es mundial y también nacional, porque somos un país dependiente; primero colonizado, y luego re-colonizado, sometido a las desbastadoras imposiciones de la globalización neoliberal del capitalismo.

No quieren aceptar su responsabilidad en la versión criolla de esta mega-multi-crisis. No quieren admitir que son clase gobernante-dominante, con un ejercicio de poder que se inició luego del ajusticiamiento del tirano y la invasión gringa de 1965, una prolongada gestión con preeminencia de la oligarquía capitalista, degradación del sistema de partidos y continuidad del despotismo político-militar.

Quieren imponer la mentira de que el COVID 19 es la crisis: el enemigo invisible que trastornó el “paraíso”; un “paraíso” en el que una facción de la clase dominante-gobernante tutelada por EEUU quiere seguir mandando y la otra quiere desplazarla para reinar con la misma tutela… Cuando la verdad es que este virus -creado en el marco de las pugnas inter-potencias- es solo un detonante que a la vez de ser usado para ocultar el trasfondo de la decadencia capitalista, el crac financiero previo y el inicio de una gran depresión, desnuda las lacras del orden global y sus modelos neoliberales.

No hay virus capaz de generar por sí solo una crisis peor que la del 1929 (como la que está en marcha), de fracturar la clase dominante estadounidense, de hacer estallar la Unión Europea, y de aupar el neofascismo mientras se potencia la pelea por la soberanía antiimperialista, apuntando hacia la multipolaridad.

El enemigo mayor es visible y sufre una enfermedad terminal que motiva sus zarpazos. Aquí -y más allá- tiene calaña de clase dominante, gobernante, explotadora, opresora, depredadora…muy identificable: el gran capital privado transnacional y criollo, la partidocracia enriquecida (mitad burocrática, mitad capitalista al vapor), viejos y nuevo ricos machistas engordados por la usura, la usurpación, el robo del erario, el saqueo del patrimonio nacional y las discriminaciones; mas el generalato corrupto y las cúpulas eclesiales asociadas. Responsables todos de crearle un terreno fértil al COVID.

El Profesor Bosch, en condiciones mucho menos graves que ésta, destacó la contradicción entre “tutumpotes e hijos de Machepa” y lo acusaron de traer una lucha de clases que siempre ha existido; que ahora es imperioso potenciar frente a una partidocracia mafiosa-burguesa y una clase capitalista inescrupulosa, que harán lo indecible para obligar al pueblo a pagar los platos que ellos rompieron. ¡Zafa!, fuera todos los opresores.

Publicar un comentario

0 Comentarios