Incoherencia de EEUU de pedir calma a manifestantes en Minneapolis, pero hacer protestas en Hong Kong



Una vez más el gigante del norte muestra su hipocresía. Estados Unidos y China protagonizaron este viernes un nuevo choque, esta vez en la Organización de Naciones Unidas (ONU), en torno a la controvertida ley de seguridad de Hong Kong, después de que Washington acusase a Pekín de violar sus compromisos internacionales durante una reunión del Consejo de Seguridad.

A pesar de que los policías en EEUU están reprimiendo los manifestantes, la delegación estadounidense, con el apoyo del Reino Unido, planteó la cuestión aprovechando el apartado de “asuntos varios” de una cita por videoconferencia ya prevista para tratar otros temas, lo que causó un fuerte enfado de la representación china, que contraatacó a través de las redes sociales.

A pesar de que Hong Kong es territorio chino, en un comunicado, la embajadora de EE.UU., Kelly Craft, denunció que China supuestamente está incumpliendo la promesa, incluida en una declaración depositada ante la ONU en 1984, de que se respetaría la “libertad y prosperidad” de Hong Kong tras el fin de la presencia colonial británica.

La delegación china respondió rápidamente a través de las redes sociales asegurando que el intento de EE.UU. y del Reino Unido para que Hong Kong fuese discutido en el Consejo de Seguridad “fracasó” al no haber acuerdo y encontrarse con una “fuerte oposición de los miembros”.

China destacó que no hubo discusiones “formales” sobre la cuestión y que de la reunión no salió ningún elemento oficial, algo que era previsible pues para ello se necesita consenso.

En un segundo mensaje en Twitter, la misión china, que habitualmente mantiene un perfil bajo en sus pronunciamientos oficiales y suele evitar grandes críticas a otros Estados miembros, atacó directamente a EE.UU.

China defendió que lo que merece la atención del mundo es el incumplimiento por parte de Washington de obligaciones internacionales o su incapacidad para resolver su “discriminación racial”, justo en un momento en el que se viven fuertes protestas en el país por la muerte de un afroamericano negra tras ser detenido por la Policía en Minneapolis (Minnesota).

También denunció Pekín el fracaso de EE.UU. a la hora de “proteger a los migrantes y a sus niños” o para defender a sus ciudadanos de la violencia de las armas.

La postura china cuenta con el respaldo, entre otros, de Rusia, que este viernes criticó a Washington y Londres por llevar al Consejo un asunto “parcial”, que divide a los miembros y que “no tiene nada que ver con la paz y seguridad internacionales”, que son el mandato de este órgano.

“Nuestros colegas estadounidenses no respondieron a preguntas legítimas sobre cómo sus llamamientos a la calma a los manifestantes en Minneapolis son coherentes con su incitación a las protestas en Hong Kong. ¿Por qué EE.UU. niega a China su derecho a restaurar la paz y el orden en Hong Kong mientras dispersa brutalmente muchedumbres en casa?”, planteó a través de Twitter el embajador adjunto de Moscú, Dmitry Polyanskiy.

Publicar un comentario

0 Comentarios