Dejó el automovilismo para ser actriz porno y su papá la apoya porque gana US$12 mil diario


La australiana Renee Gracie hizo historia en su país en 2015, cuando se transformó en la primera piloto mujer de tiempo completo en la categoría Supercars Dunlop Series, con vehículos V8. Sin embargo, el amor al dinero hizo que ella fuera perdiendo el amor por el deporte motor. Hoy, con 25 años, tiró el pudor y la dignidad y gana millones de dólares como estrella de un sitio porno.

"Fue lo mejor que he hecho en mi vida. Me puso en una posición financiera que jamás hubiese soñado y realmente lo disfruto. Estoy ganando un buen dinero y estoy cómoda con el lugar donde estoy", comentó quien embolsa unos 12.700 dólares por día. 

Tras un debut promisorio en el automovilismo con apenas 18 años, Gracie fue escalando en las categorías australianas, con el objetivo final de cumplir su sueño: llegar a manejar un auto del NASCAR en Estados Unidos. Pero tan rápido como había comenzado, su carrera deportiva llegó a su fin.


"No estaba obteniendo los resultados y no pude obtener la financiación. Traté de hacerlo", contó en una entrevista con el diario Daily Telegraph de su país la Princesa del Diablo, apodo que se ganó en la adolescencia cuando competía en karting,

Su mentalidad capitalista hizo que probara suerte primero como empleada en una concesionaria de autos, pero quería mas dinero y -finalmente- alentada por sus fanáticos decidió aprovechar su belleza para explorar otros horizontes.

Comenzó como modelo en una página web que ya existía y fue tanto el éxito que tuvieron sus fotografías eróticas -en una semana ganó cerca de 2 mil dólares-, que su ambición la animó a arrancar un proyecto propio. Así, creo un sitio con contenido único para suscriptores que le asegura un ingreso fijo para cada día y para cada mes.


Publicar un comentario

0 Comentarios