Razones por qué Leonel debería declinar su candidatura y apoyar Abinader antes del día 5


El Dr. Leonel Fernández es candidato presidencial por su partido La Fuerza del Pueblo (LFP) luego de haber renunciado en octubre pasado al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el cual está en el Gobierno. Fernández compite con el empresario y exministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo (PLD), títere del actual presidente Danilo Medina que lo impuso como fórmula de último minuto y el más temido adversario que es Luis Abinader del Partido Revolucionario Moderno (PRM), quien ya se ha candidateado dos veces.

Para nadie es un secreto que todas las acciones del leonelismo van dirigidas al cumplimiento de su estrategia de ser presidente de la República por cuarta vez y para ello tiene dos marcadas tácticas. La primera es tratar de colocarse en segundo lugar en las votaciones y desde ahí intentar atraer a la membresía del PLD en una segunda vuelta con el discurso de “la reunificación de la familia peledeista” para tratar de vencer al PRM. Y número dos, si no logra obtener el segundo lugar, convertirse en la segunda vuelta en el único capaz de dar la victoria a quien él determine endosar su apoyo.

Partiendo de eso, vamos a plantear las razones de por qué el Dr. Fernández debe declinar sus aspiraciones y apoyar a Abinader (PRM) antes del día cinco de julio, es decir, antes de las elecciones. 

- Detener avance del coronavirus. Hasta la fecha los casos de covid19 en el país son 29,141 con 698 muertes y recuperados 16,223. Imaginemos los millones de personas que se expondrán a la pandemia el día de las elecciones. Si Leonel insiste en someter el país a otro balotaje eso podría costarle políticamente, puesto que muchos dirían “si ya el sabia a lo que iba ¿por qué sometió la nación a exponerse masivamente al coronavirus?”.

- Evitar una crisis postelectoral. Ninguno de los tres partidos hegemónicos (PLD, PRM, LFP) está mentalmente preparado para perder. Ambos bandos se han amenazado, situación que podría empeorar y crear una situación de ingobernabilidad. Lo más sano para el país es que real y efectivamente el sistema caiga y la sociedad despierte y se empodere para hacer surgir un nuevo modelo, pero como ninguno de ellos tres quiere eso se supone que deberían evitar dicha crisis postelectoral que pudiera salirse de las manos. 

- Evitar derroche de recursos. Luego ser promulgada la Ley de Presupuesto Complementario, la Dirección General de Presupuesto (DIGEPRES) del Ministerio de Hacienda, informó que se ha programado desembolsar unos 2,000 millones de pesos adicionales para la celebración de una eventual segunda vuelta de las elecciones presidenciales el próximo 26 de julio. Encima de los RD$1,870.2 millones correspondientes al presupuesto para la celebración de los comicios previstos para el 5 de julio y todo de los bolsillos del pueblo y las empresas. Un nuevo gasto innecesario para una segunda vuelta en donde la sociedad diría que a los políticos no les importa la salud del pueblo solo sus intereses.

- Reactivar el aparato productivo nacional. Después de tan larga cuarentena, más de un millón de trabajadores suspendidos y otros despedidos, es necesario detener la tensión electoral y poner el país en marcha. La nación está sofocada con la campaña política desde el 2019. Parar ese derroche de millones de pesos en proselitismo político. 

- Aunque PLD y LFP lleguen a un acuerdo no alcanzarían el 50%+1. En el caso hipotético de que ambas fuerzas se den la mano en una segunda vuelta, según la media aritmética de todos los sondeos (43 en total) el PLD ronda en 33.8% mientras que LFP en 13.9%, si lo sumamos sería 47.7% prácticamente lo mismo que Luis Abinader, que tiene un 45.7% tomando en cuenta el margen de error. Un país dividido por la mitad, polarizaría la contiendan y motivaría a los indecisos a “sacar al PLD del poder”. En esa coyuntura el ataque para Leonel sería “es más de lo mismo”, “se fue por una rabieta, pero volvió a su grupo”.

- La mayoría de sondeos lo colocan en tercer lugar. De hecho, el promedio de un total de 43 encuestas le dan al Dr. Leonel Fernández apenas un 13.9%, y de resultar así quedaría fuera de la contienda en la primera vuelta, para en una segunda vuelta tener que sentarse a negociar obligado con el calificativo de ser una simple “bisagra”. Para Leonel que ha dicho que siempre ha estado invicto en alusión a que nunca ha perdido eso sería catastrófico. Además, Leonel quedaría desacreditado con un porcentaje muy bajo, sobre todo debido a que se ha pasado desde el 2019 asegurando que tiene “dos millones de votos y contando” y que “los vientos soplan a su favor”. Su ejército estaría desmoralizado y lo peor que le podría pasar sería aspirar una quinta vez con un electorado que le tenga pena. Por tanto, evitar esa situación implica pactar con Luis Abinader para que en unas próximas elecciones diga “yo no perdí, yo pacté por el bien del país”.

- Mejorar su imagen. Se está desgastando innecesariamente, tiene una alta tasa de rechazo en el electorado y recordemos que en abril 2018 una encuesta reveló que el 82% de los dominicanos no quiere que Leonel Fernández vuelva al poder en el año 2020. Si al 100% de votantes le restamos ese 82% que no lo quería en 2018, más el desgaste de estos dos años, resulta que da el mismo porcentaje que tiene Leonel Fernández actualmente. Si Leonel no pacta con el PRM y pasa a la segunda vuelta en una lejana tercera posición, la sociedad diría que es una prueba de que Leonel no tenía los dos millones de votos, que no ganó las primarias del PLD como afirmó y que no tenía capacidad de ganar en primera vuelta en contra del PRM. 

- Cambiar percepción que se tiene de él. Intentar cambiar la imagen de “líder prepotente y egoísta que se impuso en 2008”, “tres veces presidente y quiere más”, “no deja pasar ni a su propia esposa”, “nadie va a ser candidato en su partido hasta que él se muera”, “es un caudillo”, “se fue del PLD porque perdió”, “hizo que todo el mundo dejara su candidatura solo porque el perdió la de él”, “es un dictador”.  

- Los votos del PLD no son seguros. Muchos miembros del peledé no se creen el cuento de que Leonel Fernández los va a defender y no los va a cancelar de su puesto si le dan el voto. Incluso estando Leonel dentro del partido la división no paraba. Ellos piensan que si el leonelismo los canceló en el 2008 porque eran danilistas y se impuso a sangre y fuego, hará lo mismo ahora y más aun con las heridas que se han abierto. No es verdad que Leonel va solo a atacar la cúpula del PLD. Si los peledeistas deciden votar por Leonel en una primera vuelta (cosa sumamente improbable según las encuestas) solo un ingenuo pensaría que Leonel va a dejar los mismos presidentes de comités provinciales, municipales, intermedios, de comités de base, los mismos miembros del Comité Central y un tren gubernamental equitativo y plural. El que llegue tiene que adaptarse a las reglas de él, porque para eso fue que Leonel fundó su propio partido con las siglas de su nombre. Él tiene su comité político, central y demás y todo responde exclusivamente a sus lineamientos. Además, el dirá “en esta nueva etapa nadie se va a imponer por encima de mi como hizo el comité político del PLD para cerrarle el paso a mi candidatura”.

- Si Luis dice que no, Leonel no pierde nada. Muchos dirigentes del PRM ya están contentos porque aseguran que las elecciones están de más, que ya Luis ganó. Los fanáticos son así y se guían por la emoción, pero la política es una ciencia y en el arte de la guerra no se puede descartar nada. Unos se basan en una sola encuesta que es la que les gusta, pero la realidad es que el promedio de todas no da a Abinader ganador en primera vuelta aun agregándole el margen de indecisos. Si Leonel llama a Luis Abinader a la mesa de la negociación y este no quiere entonces Abinader queda como el arrogante y Leonel como el conciliador. Pero en una posible segunda vuelta cuando el PRM quiera negociar le costara más por pedante. 

- Si Luis Abinader gana en primera vuelta. Partiendo de que sea cierto que supuestamente Abinader va a ganar, a Leonel le convendría pactar para asegurar su gente en el Estado, que eso es lo que quiere para tener poder en la toma de decisiones. Si no pacta y Luis remotamente gana en primera vuelta entonces el PRM dirá que fue sin su apoyo y por tanto, Leonel se pasará cuatro años en la oposición, situación que cansaría mucho a sus seguidores. Y conociendo la historia de la política dominicana muchos lo dejarían solo, porque no todos resisten tanto tiempo en la oposición. Y si quieren saber cómo el PRM trataría al sector de Leonel solo tienen que ver como hablan de él actualmente.

Publicar un comentario

0 Comentarios