¿Qué significan las banderas LGBT del Palacio Nacional, en qué se relacionan con la pedofilia y por qué deberías preocuparte?



El día de ayer la nueva viceministra administrativa de la presidencia de República Dominicana, Dilia Leticia Jorge Mera, colocó dos banderas gay en el Palacio Nacional en apoyo a la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT), lo cual en seguida llamó la atención de la ciudadanía.

La feminista Jorge Mera agregó el siguiente mensaje a su foto "En este despacho, todos, todas, todes, son bienvenidxs. ¡Que viva la libertad, la diversidad, el respeto, la tolerancia y la inclusión! ¡Me encanta mi trabajo!"



¿Pero sabes que significan esas dos banderas, qué se esconde detrás y en qué podría influir en los niños?




Bandera transgénero

Existen varios diseños de banderas para representar y dar visibilidad a las personas transgénero. La que la nueva viceministra (Jorge Mera) colocó en el Palacio fue diseñada por Monica Helms en 1999 y se estrenó en el desfile del Orgullo Gay de Phoenix (Arizona) del año 2000.

Los colores de la bandera representan los tradicionales de niños y niñas (azul y rosa), así como el blanco para las personas intersexuales, que están en transición (confundidos) o no se identifican con ninguno de los llamados géneros binarios. El mensaje, según Helms, es que «sea cual sea la dirección de tu proceso, siempre es correcto», en justificación a la preferencia sexual que se pretende llevar al ámbito político.



Bandera homosexual

Otra de las que colocó la nueva viceministra Jorge Mera representa la atracción sexual y sentimental hacia personas del mismo sexo. La Bandera de la Homosexualidad está formada por seis franjas de colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado.

La bandera arcoíris es un símbolo tomado por Gilbert Baker a petición de Harvey Milk en el San Francisco de los años 70, para representar y dar visibilidad a la comunidad gay y lésbica que en aquel momento comenzaba a organizarse. De manera, que tomaron un símbolo como el arcoíris y se adueñaron de él, de modo que ahora todo el que use el arcoíris es usado como tonto útil para promocionar los LGBT.



MAP: el perverso movimiento que busca que la pedofilia sea legal

El movimiento MAP (Minor-attracted person o ‘Persona atraída por menores’ en español) es un movimiento social promovido recientemente que busca llevar lo personal a lo estatal, procura que la pedofilia sea legal y que así sea removida de la lista de trastornos mentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con este los creadores del movimiento buscan que la sociedad vea “natural” la atracción de personas adultas hacia menores de edad. Con ello también se pide que se aprueben legalmente:


  • La Pedofilia, es decir la atracción hacia niños prepúberes.
  • La Hebefilia, o la atracción hacia niños pubescentes / adolescentes tempranos.
  • La Ephebophilia, que es la atracción a adolescentes tardíos.


Los MAPS tienen una mentalidad igual a la de los LGBTI+ e incluso han difundido una bandera muy parecida a las de estos movimientos y también usan la bandera trans, que definimos al inicio (la que puso la viceministra Jorge Mera del lado izquierdo).

Esta presenta en la parte alta el azul para representar a los niños, en la parte baja rosa para las niñas y en el centro blanco como una forma de declararse intersexuales "puros" dentro de ésta condición, ya que argumentan no cometer crimen alguno. 

Luego de convertirse en tendencia estos grupos encontraron espacios en las redes sociales.

Estos individuos dicen buscar un derecho ya que “como personas de diversas partes de Latinoamérica, promueven el -amor libre sin restricción de edad- entre niños y adultos, e incluso abogan por la aceptación social”.

“Las preferencias son preferencias y los gustos son gustos, ustedes no son culpables. Puedes tener 40 años y enamorarte de una niña de 12 añitos, mientras no cometas delitos puedes estar en completa libertad y expresarte como dice tu corazón…”, se lee en una de las publicaciones según el diario mexicano La Jornada.

La pedofilia es descrita por la Organización Mundial de Salud (OMS) como un trastorno sexual que se caracteriza por la presencia de fantasías, impulsos o comportamientos sexualmente excitantes recurrentes e intensos relacionados con los niños.

Según datos de UNICEF para el 2014 en el mundo 120 millones de niños, niñas y jóvenes han sufrido abuso sexual.

Analistas aseguran que si el presidente Luis Abinader no toma medidas estaría mandando el mensaje de que apoya la agenda LGBT antivalores y la depravación sexual.

Publicar un comentario

0 Comentarios